Tras siete años de trabajo y numerosos test, sale a la venta el revolucionario mecanismo que ha permitido al piloto competir al máximo nivel en el Dakar pese a su lesión medular.
Este dispositivo, único en el mundo, hará posible que millones de personas con problemas de movilidad puedan permanecer durante muchas horas sentadas sin riesgo a sufrir úlceras por presión.
Habrá disponibles tres versiones distintas y su utilización podría representar un ahorro para la sanidad pública de entre 55.000 y 120.000 euros por cada tratamiento.
“Nubolo significa la culminación de un proyecto extraordinario que ha involucrado de forma altruista a muchas personas y empresas con el único deseo de mejorar la calidad de vida a un amplio sector de la población”, afirma el piloto dakariano.

La versión comercial del Cojín Inteligente de Isidre Esteve por fin ha visto la luz, después de siete años de desarrollo y será comercializada por la empresa OKM. Se trata de un mecanismo único en el mundo que revolucionará la calidad de vida de millones de personas. Gracias al Nubolo –así es como se denomina este dispositivo-, las personas afectadas por una lesión medular o con movilidad reducida podrán prevenir la aparición de úlceras por presión que causan un gran perjuicio en el paciente y representan un elevado coste económico para la sanidad pública.

La empresa encargada de la fabricación y comercialización del Nubolo es OKM Química Ortopédica. Su directora Lídia Serenó ha resumido las características de este revolucionario producto que tendrá tres versiones disponibles: Cell, Pro y Med, en función de las particularidades de cada usuario. Todas ellas se basan en el prototipo que Isidre Esteve ha utilizado en las dos últimas ediciones del Rally Dakar, superando las condiciones más extremas posibles.

“Después de muchos ensayos y estudios previos, el Dakar significó el mejor banco de pruebas posible para el Cojín”, ha apuntado Miquel Àngel Cos i Morera, Fisioterapeuta-Osteópata del CAR, de la Real Federación Española de Atletismo y del centro de fisioterapia y osteopatía Cosmorera.cat. Él le acompañó personalmente durante todo el rally en 2017 para someterle a un estricto control diario con un ecógrafo y una cámara termográfica.

Los resultados de su estudio fueron extraordinarios. “Nuestra mayor sorpresa fue constatar que no solo la piel no sufría ninguna lesión tras maratonianas etapas de más de 10 horas de pilotaje, sino que incluso Isidre Esteve se recuperó de un eritema anterior para acabar las dos semanas de competición de forma impecable”, ha confesado el facultativo.

Superados todos los test posibles, hoy aquel sueño surgido hace siete años se ha hecho por fin realidad y Nubolo estará a disposición de un amplio grupo de la población que se enfrenta a diario ante el peligro de sufrir úlceras por presión. El innovador mecanismo cambiará sus vidas y les ayudará a normalizar su día a día, el gran objetivo que persigue desde su nacimiento la Fundació Isidre Esteve.